Se agrava el caso de la mujer que denuncia que robaron a su bebé

Lejos de aclararse la situación, ayer se agravó la polémica por el caso de la mujer que supuestamente estaba embarazada de trillizos pero que le entregaron sólo dos niños en el Hospital Vidal de Corrientes.

mama de los trillizos Cristina Blanca Galarza denuncia que le robaron uno de sus trilizos-Foto -El Litoral


Posdata Digital / Argentina

Por: Mariana Gómez

Lejos de aclararse la situación, ayer se agravó la polémica por el caso de la mujer que supuestamente estaba embarazada de trillizos pero que le entregaron sólo dos niños en el Hospital Vidal de Corrientes.
La hermana Martha Pelloni, miembro de la Red Infancia Robada, también hizo su aporte y reclamó el esclarecimiento del caso.
El abogado Ermindo Giménez fue contundente al expresar que “nosotros vamos a presentar imágenes 5D que acreditan la presencia de tres niños, con sus tallas diferentes, por lo que exigimos que se esclarezca esta cuestión”, dijo.
Pelloni contó que Cristina Blanca Galarza está internada en la sala 4 del Hospital Vidal de Corrientes, quien  acompañada de su madre, Blanca Machuca, denuncia que le “robaron un bebé”.
Agregó que “desde la ciudad de La Plata (Buenos Aires) donde fue atendida, traía orgullosa las ecografías de un embarazo de tres bebés.

Viajó a Goya, donde vive su madre, para alumbrar en el Hospital Camilo Muniagurria. Los doctores Millán y López -quienes la atendieron- la derivaron al Hospital Vidal, al que ingresó la semana pasada.
Ante el desconcierto por la negación del nacimiento de un tercer bebé y la lucha por el reclamo, después de haberle entregado dos nenas que serían mellizas, no encontraron otra salida que hacer la denuncia en Infancia Robada el sábado 14 por la mañana.
El abogado González resaltó que “informaron que nacieron dos bebés, nunca hubo un tercero; en lo que hace a la consideración para la información de los padres, creemos que el margen de error es muy acotado. Hay una obligación de dar una información eficaz y verdadera por parte del personal del hospital”, manifestó.

MAMÁ

La mujer en cuestión, Cristina Blanca Galarza, también habló con la prensa y reclamó la faltante de un bebé.
“Estoy con mucho dolor, pero me tengo que mostrar fuerte por mis hijas. El día 11 estuve internada en el Hospital Camilo Muniagurria de Goya y ahí me dijeron que no iban a hacer parto normal porque era un embarazo múltiple.
Llegué al Vidal y los médicos de guardia me dicen que era una súper mamá, pero de los dolores que tenía en ese momento y lo cansador del viaje, no recuerdo el nombre del médico”, sostuvo ante Sudamericana. Añadió que “me ponen en una camilla y comienzan a hacerme tacto y escuchar los corazoncitos de mis bebés, en todo momento se escucharon los tres corazones latiendo”, agrega.
“Estaba dilatando cuando entré. Me hicieron escuchar incluso a mí los tres latidos”, insistió.
“Me dejaron internada en alto riesgo; pasaron las horas y nunca bajaron las contracciones, eran más fuertes. En todo momento escuchaban los corazoncitos.
El día 13 la situación seguía igual y el sábado 14 al mediodía me hacen una ecografía acá en el hospital. Dio positivo otra vez la ecografía de que eran tres y me preguntaron si me había hecho una inseminación; les dije que no, que soy de condición humilde”, mencionó.
Después “estuve internada todo el día con dolores y llegó el día 14 y estuve todo el día en cama y a las 11 y media de la noche me llevaron de urgencia y me pusieron suero. Todo ese día estuve sin comer.
Ahí en el quirófano pasó lo que pasó, me pusieron anestesia y me dormí”.
Precisó que “siempre estuve sola dentro del quirófano”. “Les dije que sin familiares no quería ir. Pedí que ingrese mi sobrina que estaba conmigo ahí en el pasillo, durmiendo en los bancos, pero el doctor le dijo que no podía entrar nadie al quirófano y que se quedara en la sala de espera”. 

DORMIDA

“Me pusieron las inyecciones y me dormí. No me acuerdo nada, me desperté recién al otro día, cerca de las 11 de la mañana”, contó Cristina. “Cuando despierto viene la enfermera y lo único que me decía es que no podía hablar. Sólo abría el ojo, miraba nomás. Lo primero que hice fue preguntar por los bebés.
Minutos después aparece el ecografista y me pregunta cómo estaba y me dijo ‘te vengo a pedir disculpas porque los bebés  no eran tres sino sólo eran dos. Soy humano y me equivoco’”.
“Era el doctor Aguirre, y después me dijo ‘bueno, te dejo descansar’”, relató.
Planteó finalmente que “me merezco una explicación y buen trato. Nadie me dice nada y nadie se acercó aparte del ecografista”.

Fuente: El Litoral