Fue hallada la puerta del campo nazi de Dachau desaparecida hace dos años

Sociedad 03 de diciembre de 2016 Por
La policía noruega ha encontrado el portón del centro donde asesinaron a 41.500 judíos. Las autoridades la encontraron después de recibir "una pista anónima" y han enviado dos fotografías, dentro de un almacén, a sus colegas alemanes.

La puerta que fue robada hace 2 años La puerta que perteneció al campo de Auschwitz


Posdata Digital/Argentina

La puerta del campo de exterminio nazi de Dachau (Alemania), que desapareció hace dos años , ha sido encontrada en Noruega este viernes, ha informado la policía alemana. El portón de hierro forjado con la inscripciónArbeit macht frei (El trabajo os hará libres), era una de las entradas del recinto, de 1933, en el que asesinaron alrededor de 41.500 judíos. 

La puerta se encuentra en buen estado y la devolveremos lo antes posible a Alemania", ha dicho la policía de Bergen (Noruega) en un comunicado. Las autoridades encontraron el portalón  después de recibir "una pista anónima" y han enviado dos fotografías, dentro de un almacén, a sus colegas alemanes.

El robo de la histórica puerta, de 100 kilos, ocurrió en noviembre de 2014 y fue calificado entonces por la canciller alemana, Angela Merkel, de un hecho "terrible". El recinto de Dachau, que está abierto al público, carecía de cámaras de vigilancia. Las autoridades alemanas instalaron el año pasado una réplica de la puerta, coincidiendo con el 70º aniversario de la liberación del campo de exterminio en 1945.

El campo de Dachau, a pocos kilómetros de Múnich, fue abierto en marzo de 1933, dos meses después de que Adolf Hitler llegara al poder. Al principio sirvió para encarcelar a prisioneros políticos pero durante la Segunda Guerra Mundial se convirtió en un campo de exterminio donde asesinaron a más de 41.000 judios. El centro de Dachau sirvió de modelo para las instalaciones que los nazis levantaron después en otras localidades.

No es este el primer robo de un elemento de un campo nazi. En diciembre de 2009 desapareció de la entrada principal del antiguo campo de Auschwitz, en el sur de Polonia, el letrero con la inscripción Arbeit macht frei. La policía lo encontró tres días después en una casa de campo, cortado en tres piezas, y detuvo más tarde a los autores del robo. El considerado cerebro del delito, el antiguo líder neonazi sueco Anders Hoegstrem, fue condenado a dos años y ocho meses de prisión.

Vía: El País