Gustavo Yanniello, actor de "Francisco el jesuita"

Arte y Espectáculo 22 de noviembre de 2016 Por
El actor Gustavo Yanniello quien protagonizó al Papa en la serie Francisco el Jesuita que ayer acaba de ganar el Emmy en la categoría de mejor programa norteamericano – no hablado en inglés, nos cuenta su experiencia.
Ver galería WP_002294_1
1 / 4 - Gustavo Yanniello

Por Walter Gustavo Telesca


¿Cómo empezaste a hacer actor, desde chico?

Si la verdad, es que desde chiquitito, ya era, actor. Típico… el que canta en todos los cumpleaños, el que llamaba la atención, el que actuaba en todos los actos de la escuela… El más payaso siempre, en todos lados y en todos los trabajos. Que no siempre fueron trabajaos artístiscos…

¿De qué otra cosa trabajaste?

Hice de todo…, estuve en ventas, en fabricas, laburé de preceptor. Pero en todos era el que divertía, el que estaba jodiendo todo el tiempo…

¿Y estudiaste actuación o es autodidacta lo tuyo?

Y a los 26 años más o menos, un amigo me dice porque no te venís a estudiar teatro porque él iba a la escuela de Luis Agustoni y me convenció, porque era mi amigo, y porque conocía a alguien, porque sino me hubiera animado, ni siquiera se me había cruzado por la cabeza eso de ser actor… Y bueno y me metí y me divertía mucho y además me alentaban porque veían que lo mío podía andar, entonces estudié 3 años.

¿Y a partir de ahí empezaste a trabajar de actor?

No, porque la verdad es que siempre le esquivé al compromiso y a mí me gustaba hacerlo porque me divertía. Pero nunca me enganchaba en teatro independiente o cooperativas, porque la obligación de tener que ensayar me tiraba para atrás. Pero siempre pensaba que me gustaría hacerlo a menos que no tenga que autoproducirme… Y al final terminé trabajando produciéndome a mí mismo, porque lo que hago hoy es eso. Pero nunca fue lo que deseaba, yo quería como todo el mundo que me paguen por el trabajo que hacía…

¿Y cuando comenzás a trabajar en los medios?

Al poco tiempo de haber terminado de estudiar, comienzo a trabajar en radio, medio de casualidad..., porque aparece en mi barrio, en un pub de Flores, haciendo un show el “Loco de la colina” cerca del año 1985. El show era un espectáculo participativo, en el cual El Loco, hacía pasar a gente del público en un simulacro de examen y los hacía improvisar sobre temas totalmente absurdos..., entonces paso al frente y me identificaba con el humor que tenía él porque hacía algo parecido a lo que yo hacía.

¿Lo escuchabas habitualmente?

Noo, para nada…, ni siquiera sabía quién era, ni que tenía un programa de radio. La primera vez que lo escuché nombrar fue cuando vi el afiche del show… Entonces, después de mi participación, un productor me ofreció participar regularmente en la radio. Y cuando fui a la radio descubro una locura, un mundo que desconocía, que me encantó. Ahí empecé a crear personajes, empecé a cantar, a poner todo lo que yo sabía hacer y con posterioridad me incorporé al show en vivo como profesor adjunto al Loco… Y ese fue mi primer contacto con el público y con ganar un peso relacionado con algo artístico… Y después seguí haciendo cosas esporádicas y siempre tuve la fantasía de que alguien me viera o escuchara y se interesara por mí.

Pocas veces me pagaron por mis trabajos, siempre tenía que autoproducirme, como es habitual en el mundo radial. Una vez recuerdo que fue Lalo Mir el que me dio la oportunidad de contratarme y tengo el orgullo de poder decir que después de llevarle un demo (porque nadie me lo presentó…) y me llamó y me contrató como humorista en un programa de la noche y al tiempo me ofreció conducirlo y terminé al frente del programa que se llamaba “Corazones” que salía por la vieja Radio del Plata en 95,1

¿Tu vida profesional siempre pasó por las radios?

Si, luego de eso, anduve picando en muchas radios, en distintos programas y tuve pocas oportunidades de hacer teatro, sacando un espectáculo llamado “Varietales” en el teatro Gargantúa.

Filmaste un miniserie protagonizando al Papa… ¿Cómo llegaste al papel?

Fue medio de casualidad… Encuentro una página en Facebook, donde pedían actores y hacían castings. Y siempre estuve atento a que apareciera algo actoral. Pero no aparecía nada… Y entonces, veo un aviso que decía “Buscamos actores entre 20 y 70 años”… y obviamente era mi rango… (risas)

Mandé un CV con fotos mías y me contestan, pidiendo más fotos. Y vieron un aire parecido a Bergoglio. Me llamaron y me dijeron estás preseleccionado para un papel, vas a tener que hacer un casting para el protagónico de una biografía, con testimonios de personas que tuvieron que ver con las cosas que se cuentan en la serie. Me enviaron un texto por email para hacer el casting y luego de hacerlo sentí que anduve bien, que el personaje de cura lo tenía incorporado, porque yo estudié en un colegio de curas y sabía cuáles eran los gestos y la forma de hablar de los curas…

¿Pensaste que era para vos el papel?
Me tenía mucha confianza. Mirá…, el primer papel que hice en teatro fue de un pastor brasileño, fui a un colegio de curas y vivía a 3 cuadras de Bergoglio…, o sea… tenía que ser para mí. Además, aparentemente anduve bien en el casting, veía que la respuesta del director de casting era buena, me decía hagamos otra toma, me alentaba, buscando en mí lo mejor… Así que a partir de ese momento me dijeron bueno te vamos a llamar.

¿O sea que este es tu primer protagónico? ¿Se podría decir que sos un actor muy afortunado entonces que tu primer papel sea el protagónico de una miniserie y nada menos que interpretando al Papa?

En realidad no es mi primer protagónico, es mi primer trabajo…. (risas)… Porque es la primera vez que me contratan para ser actor y yo nunca había trabajado con una cámara... ¡¡Esto es cine!!

En un momento me querían poner cierto maquillaje para que me parezca más, me agregaron sí, ojeras de goma, más grandes) y el director me preguntó qué me parecía y le respondí “yo quiero conmover, sin menospreciar al de los efectos especiales, pero no era el parecido sino la esencia  del personaje. Porque si no conmovés con un personaje así, no tiene sentido, porque no pasa por parecerse más o menos. Cuando ves la película Gandhi, La Madre Teresa, no mirás el parecido del actor, sino que el actor pueda transmitir esa energía.

¿Por dónde se emitió la serie…?

Telemundo tiene los derechos internacionales de televisión de La miniserie, porque no es que el producto sea argentino, es una coproducción con ellos, y acá se los vendió a History Channel, que la emitirá en noviembre.

¿Y qué me podés adelantar del contenido?

La serie abarca desde que el es chiquito hasta la actualidad, hay tres bergoglios, uno de chico, otro hasta los cuarenta años aproximadamente y después viene mi papel. En el que represento al Bergoglio más combativo, hay escenas en el que está con Quarracino y otras combatiendo a la pobreza y hasta que llega a Papá y gestiona el encuentro entre los cubanos y los estadounidenses.

De aquellos deseos que tenías a los 26 cuando estudiabas actuación hasta hoy a tus 57 años sos el ejemplo más concreto del “persevera y triunfaras”

(Risas)… Para mí es increíble. Porque me están pasando un montón de cosas y algunas personas me empiezan a mirar de otra forma. Porque soy un tipo grande y me miraban como a un tipo raro que todavía sigue haciendo comentarios inciertos o me miran medio como desubicado…

¿A partir de esto tenés otras expectativas?

Me encantaría que así pase… escuché que puede existir la posibilidad de que se haga algo en relación a la vida de Barreda y que me tendrían en cuenta a mí para el personaje.

 

La nota completa puede leerla en el e-magazine HC. 
www.wgtediciones.com