La justicia francesa suspende la prohibición del burkini

Sociedad 26 de agosto de 2016 Por
El más alto tribunal administrativo francés considera que esta ropa de baño no conlleva “riesgos conocidos” para el orden público. El tribunal dijo en un comunicado que el decreto para prohibir burkinis en Villeneuve-Loubet “violó las libertades fundamentales,

Posdata Digital/Argentina

El Consejo de Estado francés, el más alto tribunal administrativo francés, suspendió este viernes el decreto municipal de la localidad de Villeneuve Loubet, en la Costa Azul, que prohíbe en sus playas el uso del burkini y toda prenda que “no se ajuste a las buenas costumbres y el laicismo”, aprobados en algunos municipios de la Costa Azul l, ya que no ven “riesgos conocidos” para el orden público.

El tribunal dijo en un comunicado que el decreto para prohibir burkinis en Villeneuve-Loubet “violó las libertades fundamentales, la libertad de religión y la libertad individual seriamente y de manera claramente ilegal”. Bajo el sistema legal francés, se pueden comunicar decisiones temporales antes de que el tribunal se tome más tiempo para preparar una sentencia sobre la legalidad del caso.

20160825-636077370676751536_20160825155353-kZWE-U4042096245006vB-992x558@LaVanguardia-Web

Varias mujeres sostienen una pancarta en la que se lee "La islamofobia no es libertad" durante una protesta bajo el lema "Lleva lo que quieras" en el exterior de la embajada francesa en Londres (Hannah Mckay / EFE)

La decisión, bien recibida por los representantes de la comunidad musulmana en Francia, era muy esperada por la posibilidad de que siente jurisprudencia en la treintena de municipios, incluidos Cannes o Niza, que desde principio de agosto han aprobado decretos similares

El tribunal dijo en un comunicado que el decreto para prohibir burkinis en Villeneuve-Loubet “violó las libertades fundamentales, la libertad de religión y la libertad individual seriamente y de manera claramente ilegal”. Bajo el sistema legal francés, se pueden comunicar decisiones temporales antes de que el tribunal se tome más tiempo para preparar una sentencia sobre la legalidad del caso.

La decisión, bien recibida por los representantes de la comunidad musulmana en Francia, era muy esperada por la posibilidad de que siente jurisprudencia en la treintena de municipios, incluidos Cannes o Niza, que desde principio de agosto han aprobado decretos similares.

“Esperamos que sea el final de una polémica, una polémica esencialmente política”, indicó a la salida de la audiencia Patrice Spinosi, abogado de la Liga de Derechos Humanos (LDH), que había recurrido esa norma municipal.

Divergencias en el Gobierno

La prohibición expuso grietas en la unidad del gobierno socialista. después de que el primer ministro Manuel Valls la defendiera mientras que algunos ministros la criticaron. El asunto ha puesto bajo el foco las dificultades de la secular Francia para responder a las amenazas de yihadistas locales y milicianos extranjeros tras los ataques en Niza y una iglesia en Normandía en julio.

También ha convertido la identidad cultural francesa en un asunto polémico junto con la seguridad en debates políticos mientras el país está cerca de entrar en campaña electoral antes de las próximas elecciones del próximo abril.

Vía: La Vanguardia