7 de cada 10 menores de 13 años tiene su perfil en Facebook

Tecnología 12 de junio Por
aumentan las denuncias por ciberacoso. Los padres enfrentan el desafío de controlar la vida virtual de sus hijos. ¿Sirve la prohibición?

3913404--644x362

Posdata Digital/Argentina

A fines de 2013 nuestro país sancionó la ley de grooming, y convirtió en delito el acoso sexual a menores por Internet y otros medios electrónicos. Por esa figura, desde hace más de dos años, ya hay 200 causas penales. Las denuncias son muchas más.

Grooming hace referencia a las acciones que lleva a cabo un adulto por internet para ganarse la confianza y amistad de un niño, haciéndose pasar por otro niño o niña, con el objetivo de pedirle imágenes o actos de contenido sexual. Esto da inicio en el ciberespacio, pero desafortunadamente puede trascender al mundo real y convertir a los niños en víctimas de trata y prostitución, pornografía infantil o cualquier otro tipo de maltrato”, describe Mariela Martín Domenichelli, Presidente ONG Mamá en Línea Tucumán.

"Tienen como mínimo 1.000 contactos, es una locura"

Hay un dato que le sorprende cada vez que dicta una charla para adolescentes en las escuelas y colegios tucumanos. En las redes sociales, los chicos tienen como mínimo 1.000 amigos. Algunos llegan a tener 5.000 contactos. “Es una locura”, sostiene el comisario César Agüero, que dirige el equipo de la División de Delitos Telemáticos e Informáticos de la Policía de la provincia.

“El primer consejo que les doy a los adolescentes es que no se autoretraten. Yo se que es difícil porque en la selfie ellos buscan la aceptación. Pero si supieran que todo empieza ahí... el 90% de los casos de pornografía infantil surgen de las redes sociales y el 60% de ese material se origina de los autoretratos”, comenta.

“La persona que se dedica a acosar lo que hace es ver toda la historia de la rutina que va contando la víctima. Si esta pone que está haciendo gimnasia en tal lugar, el acosador aprovecha para contactarte diciendo “hoy te vi en el gimnasio”. Y así se va acercando, ganando confianza”, detalla.

El comisario sugiere que los padres aprovechen los fines de semana para hablar con sus hijos, aconsejarlos. “La primera recomendación es la de siempre. Nuestros padres nos decían antes que no hablemos con extraños en la calle; ahora hay que pedirle lo mismo en internet. Los papás deben acercarse a los hijos en estos temas, no tener miedo por desconocimiento, pedirles que les enseñen cuáles son sus contactos y asesorarlos. Es imposibe conocer y confiar en 1.000 amigos. Además, pedirles que siempre que se sientan acosados o maltratados por algún contacto le cuenten a alguien, busquen ayuda”, concluye.

A pesar de que Facebook sólo admite usuarios de más de 13 años, el uso de esa red social entre chicos de menor edad es generalizada en el país. Siete de cada 10 niños argentinos de entre 10 y 12 años tiene perfil en una red social, según un estudio realizado por Roxana Morduchowicz, doctora en comunicación de la Universidad de París y autora del libro Los chicos y las pantallas.

Hoy la vida social pasa por las redes. Antes los chicos se encontraban en la plaza; ahora lo hacen en las redes. Esto no es bueno ni malo. Es la realidad, advierte la experta. Por eso, en vez de negar o prohibir, hay que prevenir. ¿Cómo hacerlo? Según Morduchowicz no es necesario convertirse en un espía, ni hackear la cuenta de los hijos para sentirte seguros. “Nada reemplazará nunca un buen diálogo familiar”, advierte.

El primer consejo que da la experta es que jamás hay que equipar con tecnología la habitación de un niño en edad escolar primaria. “Porque pasarán muchas más horas conectados y en soledad”, resalta. La segunda recomendación es establecer pautas claras según las edades. “Aplicar, por ejemplo, lo que se conoce como la regla del 3-6-9-12. De 0 a 3 años se recomienda no darle ninguna pantalla para favorecer las actividades motrices. La primera pantalla, a los tres años, debe ser la televisión. A los seis se le puede dar la computadora; pero sólo para jugar, sin acceso a internet. A los nueve ya pueden acceder a internet por medio de la tablet o la PC, bajo la supervisión de un adulto. A los 12 ya se les puede dar un celular”, especifica.

Otra recomendación de Morduchowicz: “debemos acostumbrarnos a preguntarles, tal como hablamos de otras cosas, qué hiciste hoy en Internet, qué viste, con quién hablaste. No como un control policial, sino como un tema de conversación así como estamos habituados a consultarles cómo te fue en la escuela, qué hiciste en matemáticas...”.

Y es fundamental informarles, resalta la autora. Tres cosas:

1- En internet no hay nada 100% privado, ni siquiera un chat.

2- Todo lo que suben es muy difícil de borrar.

3- Uno nunca sabe quién está detrás de la pantalla. Por ello, no hay que publicar informaciones como direcciones, horarios de actividades personales, etc.

Vía: La Gaceta

Te puede interesar