Sexualidad adolescente: adiós al tabú en televisión

Sociedad 01 de julio de 2018 Por
Los menores buscan referentes en las series de ficción que cada vez más muestran su relación con el sexo de forma abierta y directa
Sexualidad adolescente: adiós al tabú en televisión
Skam. Iniciada como webserie, esta serie noruega creada en el 2015 se ha convertido en todo un fenómeno en Europa con sus cuatro temporadas (SKAM)

Posdata Digital| Argentina

El sexo en la ficción televisiva fue un tema tabú hasta finales del siglo pasado. La sociedad no estaba preparada para ver (y oír) en la pequeña pantalla más allá de lo sexualmente correcto. Hasta que llegó HBO, esa cadena de pago norteamericana a la que le debemos tantas cosas, que decidió en 1998 estrenar Sexo en Nueva York, una serie transgresora en su momento (y que hoy calificaríamos de mojigata) que abrió las puertas de par en par para que la sexualidad estuviera presente en la televisión, aunque en un principio fuera sólo en los canales de pago.

Sexo en Nueva York fue la primera serie de éxito internacional en tratar el sexo de forma directa y sin tapujos. Poco a poco se fueron rompiendo más y más tabúes hasta llegar al de la sexualidad de los adolescentes. Skins, Por 13 razones, Física y química o Merlí son ejemplos de producciones en las que los menores buscan modelos y patrones de conducta en su transición hacia la edad adulta, confirmando que hoy día los medios de comunicación actúan como agentes socializadores.

Las series incorporan en sus tramas temas antaño invisibles en la pequeña pantalla
Los adolescentes han encontrado un gran aliado en las nuevas tecnologías que les permiten el acceso fácil a unos contenidos (pornografía aparte) que pueden satisfacer su curiosidad natural. Ellos demandan series protagonizadas por adolescentes mientras las plataformas en línea y las cadenas tradicionales les buscan como público porque son un objetivo muy codiciado. Y así, poco a poco, y de forma natural, las series incorporan en sus tramas temas antaño invisibles en la pequeña pantalla como la búsqueda de la propia identidad sexual, la masturbación, los riesgos de mantener relaciones sexuales no seguras o qué hacer ante un acoso sexual.

¿Qué tiene de positivo y qué de negativo que las series de televisión se hayan convertido en una especie de nueva escuela de sexualidad? Romper tabúes alrededor de la homosexualidad, la bisexualidad, la transexualidad, la masturbación o los orgasmos estaría en la balanza de lo positivo, así como el hecho de que, gracias al formato de las series que permite a los guionistas desarrollar tramas a lo largo de varios capítulos, el espectador puede llegar a entender los sentimientos de los personajes y por qué actúan de determinada manera.

img_fpuig_20180615-122455_imagenes_lv_terceros_merli_tv-khsC--656x369@LaVanguardia-WebMerlí. La producción catalana tuvo gran acogida desde el inicio y gracias a Netflix está teniendo también un gran seguimiento en Sudamérica (CCMA)

“Aunque lo más importante –destaca Amalia Gordòvil, doctora en Psicología del Centre Grat y profesora de la UOC– es que los personajes con los que el adolescente pueda identificarse sean lo más realistas posibles”. La psicóloga y sexóloga Isabel Moreno también ve clave esta identificación con los protagonistas de ficción que pueda servir de modelo: “Una identificación tanto a nivel íntimo e individual, con la exploración del propio cuerpo, como de relación entre ellos y de compartir la sexualidad cuando aparece la atracción hacia otra persona”. Si estos modelos son realistas es una buen manera de ayudar a los jóvenes a desarrollar sus nuevos roles y comportamientos.

El adolescente vive un proceso de construcción de su identidad en el que busca modelos que seguir. Si estos son realistas, les imitarán y se normalizarán determinados comportamientos y pensamientos. Un ejemplo de ello es el caso de Tània, una alumna de Merlí que en uno de los episodios explica que aún es virgen. “Esta trama es positiva porque por edad puede ser habitual, igual que la inseguridad y la desazón que le provoca al personaje, y eso facilita que los adolescentes puedan empatizar porque a ellos o a alguien de su entorno le ocurre lo mismo”, afirma Gordòvil. Con historias como la de Tània puede reducirse la urgencia y la presión social por perder la virginidad que lleva a muchos jóvenes a dejar de escuchar a su cuerpo y a tener relaciones sexuales, incluso de riesgo, simplemente para alcanzar las metas conseguidas por otros.

img_fpuig_20180615-122603_imagenes_lv_terceros_skins_tv-khsC--656x492@LaVanguardia-WebSkins. Es la ficción que marcó un antes y un después en cuanto al tratamiento de la sexualidad de los adolescentes en televisión. (CCMA)

Si las ficciones transmiten falsas creencias basadas en estereotipos o ideas distorsionadas, tanto en relación con la sexualidad o con las relaciones sociales que se establecen entre ellos, se desarrollarán consecuencias negativas. “Si aparecen personajes idealizados que mantienen muchas relaciones sexuales y además muy placenteras provocará que los adolescentes se sientan muy lejos de ellos y se frustren”, añade Gordóvil.

Tampoco es positivo que se asocien las relaciones sexuales y sociales de éxito a una imagen corporal concreta porque pueden desarrollar una autoestima negativa en los menores. “Hay que recordar que durante este proceso de redefinición de la identidad, la vulnerabilidad del adolescente es muy alta”, destaca Moreno, quien añade otro aspecto negativo, la idea romántica de las relaciones de pareja. “Aún prevalece la idea que cuando se tiene pareja, te concentras en ella y parece que se acaba el mundo. Hay que huir del mito de la media naranja”, alerta.

Otro aspecto negativo del que huir es de una sexualidad coito centrista. “La parte principal es disfrutar y eso quiere decir pasárselo bien con tu cuerpo y compartirlo con otra persona siempre que haya consentimiento”, explica la sexóloga. Precisamente el consentimiento de la otra persona se ha convertido en un tema de mucha actualidad estos días a raíz de la sentencia de La Manada, y en opinión de los expertos es un aspecto que las series cada vez recogen más y que pueden ayudar en positivo a ese crecimiento del adolescente hacia la madurez.

Un crecimiento que cada vez se inicia antes. “Antes los niños estaban al margen del mundo de los adultos y se podían mantener en secreto ciertas informaciones o había temas que podían pasar desapercibidos, pero ahora con la facilidad para acceder a múltiples pantallas descubren muy pronto que existe otra realidad”, afirma Jordi Busquet, profesor de Sociologia de la Universitat Ramon Llull, quien recuerda la tesis del pedagogo y sociólogo Neil Postman (1931-2003), que ya apuntó hace años cómo la infancia tendía a finalizar cada vez más a una edad muy temprana, provocando que la adolescencia empezara antes y la juventud se alargara.

Fuente| La Vanguardia


CVA Producciones Integrales

Aplicamos la sinergia, desde ese lugar trabajamos en la producción periodística de contenido.
“Dónde exista una historia por contar, allí estaremos”