Exploradores sobre dos ruedas

El grupo de Mountain Bike recorren cientos de kilómetros por caminos rurales en busca de estancias abandonadas.
17629753_1394043927332362_3301773729901185705_n
Integrantes del grupo Mountain Bike. Fotografía: Mountain Bike

Posdata Digital| Argentina

El primer viaje en la historia del cicloturismo   lo hizo el escocés Kirkpatrick Macmillan en julio de 1842,   . Un total de 109 km en una bicicleta que rondaría los 26 kilos, con sendas ruedas de 30 y 40 pulgadas de madera maciza forradas en hierro. Una década después. Le llevó dos días completarlo a una media de 13 km/h. 

Una década después, Thomas Stevens sería la primera persona en darle la vuelta al mundo en bicicleta (concretamente en una penny-farthing), se trata por lo tanto de un pionero de los viajes  del cicloturismo y aventura.  El relevo inmediato de Stevens fue recogido por el americano  Fank Lenz. Pasarían más de cuarenta años para que  Annie Londonderry,  en 1895, se convirtiera   en la primera mujer en dar la vuelta al mundo en bicicleta.  

DJOU8Foto: historia del cicloturismo . (conalforjas)

Una pasión a puro pedal

Casi dos siglos después, la fiebre aventurera sobre una bicicleta sigue abriendo caminos aún no recorridos. En la era digital, el punto de encuentro entre los amantes de las ciclo aventuras se coordinan en redes sociales, tal es el caso del grupo Mountian Bike, creado por Herbert Coello,  de la ciudad de Buenos Aires, quien junto a 14 miembros moderan su Fame Page en Facebook. Su objetivo es claro:"nosotros hacemos recorridos rurales y marcamos Estancias abandonadas y lugares de poco acceso", sostiene el fundador del grupo en diálogo con Posdata Digital vía WhastsApp.

33694310_1730150370406241_8767600849116463104_nIntegrantes del grupo Mountain Bike. Fotografía: Mountain Bike

Es difícil  de imaginar cómo realizó Kirkpatrick en 1842 su primer salida en bicicleta, sin mapas precisos... ¿Cuales son las herramientas que aplican los nuevos exploradores?- 

 —El Método que elegimos para buscarlo es el rastrillaje de fotos satelitales de google maps. Vemos el historial de fotos de muchos años anteriores y actuales en un perímetro determinado al azar, sostiene el fundador del grupo. Chequeamos las edificaciones que se fueron tapando por el bosque. En la mayoría de los casos los encontramos así. En otros casos tenemos datos de ciclistas rurales que me conocen o conocen al grupo y nos pasan datos para ir a buscarlo, como el caso de Yura, es ciclista ruso y le encanta también rastrear y encontrar lugares para el grupo.

33675590_1942132282465626_7255010249042558976_nIntegrantes del grupo Mountain Bike. Fotografía: Mountain Bike

Cada locación que descubren abandonada  ya no vuelve a ser la misma, reviven,  recuperan su identidad  y salen del anonimato a la que fueron condenadas con la esperanza a que alguien las rescate. El grupo de exploradores (sobre dos ruedas), cuentan con numerosos hallazgos e historias por contar. Basta con ver los últimos registros fotográficos publicados en sus sitios oficiales para que un mar de emociones nos invadan al preguntarnos, ¿por qué razón abandonarían sus dueños tan majestuosas estancias  en medio de la nada misma?. 

33685721_199571570680031_5576057616926244864_nIntegrantes del grupo Mountain Bike. Fotografía: Mountain Bike

La mansión abandonada
   
Unos de sus últimos descubrimientos fue la Estancia Santa María. Junto a Yura, (el ciclista ruso) y Gustavito Hegui, se dirigieron rumbo a su próxima aventura por la ruta 51, (altura del km 28, en dirección Arrecife Ramallo). —Llegamos allá con un frío de 6 grados y ¡yo me había olvidado los guantes...! recuerda Coello. No asistieron muchos a la salida pues, no a todo el mundo le gusta meterse en los yuyales, el barro o viajar tanto. ¡Implica un presupuesto en nafta y peajes!

Dejamos el auto en La Violeta, y de ahí emprendimos por  un camino rural en dirección a la estancia que teníamos marcado en el mapa. Al llegar, (luego de algunos kms de pastizales) y signos de mucho abandono... ¡Vimos entre la maleza esta hermosa edificación!

No saltamos tranqueras y todo estaba en situación de completo abandono. Incluso se notaba que algún indigente había dormido en la casona la noche anterior, habían rastros de leña todavía humeando... Desde que el grupo hizo el descubrimiento, los actuales dueños del casco no permiten el acceso al público.

El relato se potencia al observar el documento fílmico, es innegable lo que narran las imágenes. Sus paredes contienen impresas las vivencias que dejaron estampadas sus antiguos moradores, y visitantes casuales en busca de un refugio. Aún, ante tanta desidia, sigue en pie en su interior  como testigo de un pasado de tertulias de -la alta sociedad-, una mesa de billar que  resiste al paso el tiempo con gran personalidad,  al igual que  el  origen  de este  Juego de destreza,  se sabe que Cleopatra ya lo practicaba en el siglo I a. C. 

¿Quiénes ejecutaron con sus tacos -de fresno o aliso- las bolas de marfil  en aquella mesa de billar abandonada?

El grupo de exploradores  de Mountain Bike encontró la respuesta.

Continuará en el próximo capítulo...

Casco la Estancia Santa María


 Para contactarse con el grupo Moutan Bike

 Facebook :https://www.facebook.com/groups/Moutainbke/

 


Alejandra Ponce de León

Productora de Contenido periodístico | Radio |Gráfica | TV | Conductora de Radio |Fotógrafa| Diseñadora gráfica |Editora | Directora Gral. de Posdata Digital

Por sobre todas las cosas, un espíritu libre en busca de tu historia de vida por contar.