Una última oportunidad para ser testigo del rock argentino

Música 07 de mayo de 2018 Por
Las fascinantes fotografías de los inicios del movimiento realizadas por José Luis Perotta pueden verse hasta este domingo.
Una última oportunidad para ser testigo del rock argentino
Una última oportunidad para ser testigo del rock argentino

Posdata Digital | Argentina

Durante muchos años fue el tesoro fotográfico perdido más valioso del rock argentino, hasta que un buen día la Fundación Antorcha recibió de parte de los padres del fotógrafo José Luis Perotta (fallecido en 1989) 28 cajas de sus producciones, con más de 25.000 fotografías, de las cuales 3000 estaban vinculadas con los inicios del rock en el país, publicadas originalmente como tapas de discos, afiches de conciertos, acompañando artículos para las revistas Expreso Imaginario, Pelo y Pinap e incluso muchas de ellas inéditas.

En 2015, el director del Museo de la Ciudad, Ricardo Pinal Villanueva, encomendó la tarea de “desempolvar” la colección y digitalizar todo el material, y este año, tras un arduo y extenso trabajo de curaduría a cargo de Alicia Rojo, la fascinante obra de Perotta al servicio del rock se convirtió finalmente en una muestra imprescindible para los amantes del género, un documento histórico que retrata una época dorada de la música argentina y esta semana es la última oportunidad para disfrutarla (este domingo cerrará sus puertas), en la Casa Altos de Elorriaga, Defensa 187, con entrada libre y gratuita, de 11 a 18.

Allí, con el nombre Testigo del Rock, aparecen entonces varias de las imágenes más icónicas de los inicios del rock de nuestro país, como el retrato de un joven y rozagante Billy Bond con los nombres de los músicos de La Pesada escritos en su rostro, que luego terminaría en la portada del debut discográfico de la banda; Charly García posando para la tapa de su primer disco solista, Yendo de la cama al living, o engominado para uno de sus conciertos más memorables en el Luna Park; los cuatro Almendra simulando un fusilamiento; Federico Moura vistiendo sus propios diseños para su negocio de ropa, Limbo, antes de convertirse en estrella de rock; Los Gatos de Litto Nebbia, ya con Pappo entre sus filas, enmarañados en un pajar o en el jardín de la casa de Nélida Lobato; los Arco Iris desnudos en un lago, y Kubero Díaz con su cuerpo pintado de plateado y a punto de despegar para su álbum junto a La Pesada.

Pero también la riqueza del material exhibido (130 fotografías) está en imágenes nunca publicadas anteriormente o fotos alternativas que quedaron fuera de las ediciones finales. Entre ellas está la de Pappo en medio de La Quema durante la producción fotográfica para Pappo’s Blues Vol. 4, de 1974 (finalmente la tapa del disco fue una imagen en la que el músico hacía como que dormía la siesta delante de una casilla), o la de Luis Alberto Spinetta abrazando a Patricia Zalazar durante el embarazo de su primer hijo, Dante.

S12DSSwuM_720x0__1Pappo en La Quema para su Volumen 4 Crédito: Colección Museo de la Ciudad

La mayoría de las fotografías pertenecen a las décadas del 70 y del 80 y entre otras también se destacan producciones para Vox Dei, Facundo Cabral, Nito Mestre, Fito Páez, Los Abuelos de la Nada, G.I.T., Mercedes Sosa, Moris y Viuda e Hijas de Roque Enroll.

2680155w740Spinetta, Patricia Zalazar y Dante por venir Crédito: Colección Museo de la Ciudad

A partir de los años 80, Perotta se dedicó más al trabajo publicitario y colaboró con las revistas Claudia, Gente y Vogue, entre otras. Durante estos tres meses que duró la exhibición, además se realizaron charlas con varios de los músicos retratados por Perotta y con fotógrafos que lo conocieron y compartieron su trabajo.

“Perotta era un fotógrafo fantástico, que lograba instantáneas muy fuertes con muy pocos elementos”, asegura Kubero Díaz, amigo del fotógrafo en aquellos años 70. “Perotta es un fotógrafo muy interesante para la historia del siglo XX en la Argentina, porque él fue uno más de los músicos, uno más del clan, y por eso consiguió retratos de una cotidianidad increíble de los más grandes músicos del rock del país”, confirma Villanueva.

El redescubrimiento de este tesoro que se pensaba perdido, ahora parte de la Colección del Museo Ciudad, permitió también en los últimos años que varias de estas fotografías ilustraran la tapa de libros de rock publicados recientemente, como No bombardeen Barrio Norte, de Martín Zariello, acerca del debut solista de Charly García, y Tigres en la lluvia, de Martín Graziano, sobre Invisible.

H1KjHBP_G_720x0__1José Luis Perotta Crédito: Colección Museo de la Ciudad.

Fuente | diariodecultura

Te puede interesar