Artistas callejeros pintan murales para ayudar a encontrar a chicos perdidos

Sociedad 22 de abril de 2018 Por
La campaña se llama #ParedesQueBuscan. Empezaron en Villa Crespo y Palermo, epicentros de la movida. Quieren que se viralicen en las redes.
rkLt_cvhz_1256x620__1-728x408
Godoy Cruz al 1800. Byga B pinta la cara de Enzo Baltazar Vallejos, visto por última vez en Corrientes en octubre./ Germán García Adrasti

Posdata Digital | Argentina

La mirada del grafitero Byga B se dirige hacia la impresión láser que sostiene en su mano izquierda. Está en pleno Palermo Soho, a unas pocas cuadras de otro mural suyo. La zona desborda con arte callejero. Con la mano derecha traza amplios gestos en aerosol. El rostro de Enzo Baltazar Vallejos, adolescente de 17 años visto por última vez en Corrientes el 13 de octubre 2017, aparece en la fachada de un taller mecánico de la calle Godoy Cruz al 1800. Su caso es uno de los tantos que maneja la organización Missing Children Argentina, que lanzó en marzo la campaña #ParedesQueBuscan y pone el street art al servicio de hallar a niños.

SyY4_5vnz_720x0__1Para buscar a Daiana Garnica. Está en Villa Crespo. La chica de 17 años desapareció hace uno en Tucumán. /Germán García Adrasti

“Nosotros siempre decimos 'prestanos tus ojos'. Necesitamos que la gente se detenga a mirar los rostros para poder reconocerlos”, explica Lidia Grichener, presidenta de Missing Children Argentina. Dirige el organismo desde 2001 e insiste que el street art constituye una nueva herramienta de alto impacto. “No es sólo un dibujo: se trata de una forma de comunicación de lo que pasa en la sociedad”, explica.

HkyhXjP3M_720x0__1Otro de los murales en Palermo. Tiene la cara de Rodrigo Ibarra./ Germán García Adrasti

Esto lo saben muy bien los artistas que respondieron a la convocatoria de Missing Children y ya están creando murales en distintos puntos porteños. Chispa retrató a Daiana Garnica, de 17 años, desaparecida desde el 6 de mayo 2017 de la localidad de Alderetes, Tucumán. El rostro, detalladamente pintado con pincel en escala de grises, está sobre una pared exterior de la terminal del 176, punto neurálgico de arte callejero en Villa Crespo, en la esquina de Fitz Roy y Castillo.

“Este tipo de proyecto le da el porqué a la fidelidad de la ilustración al modelo”, aprecia Chispa. “Acá la reproducción tiene que ser perfecta y no es por ego u obsesión del artista. Elmural debe ser útil", agrega.

Para Missing Children hay dos factores fundamentales para encontrar a los chicos: la visibilidad y el tiempo. “Es falso que hay que esperar cierto plazo para denunciar una desaparición. Estamos trabajando en conjunto con distintas instituciones públicas para concientizar sobre esto, porque la primera hora es la más importante –recalca Grichener–. Se llama 'la hora de oro' porque contiene mucha información que se va olvidando con el paso de los días”.

El segundo factor es donde interviene #ParedesQueBuscan, ampliando los espacios de difusión. “El criterio principal de selección de chicos para retratar fue la nitidez de sus fotos”, expone Byga B, grafitero con 20 años de trayectoria y especialista en retratos. “Sólo disponemos de imágenes diminutas para trabajar que son las mismas que aparecen en las boletas de servicios y que resultan poco discernibles. Usamos las más nítidas para poder retransmitir lo más fielmente posible”, expresa el artista de 32 años, de zona Norte. “Justamente por esto hacemos los murales: para que los rostros se vean más y de modo claro”.


La idea de #ParedesQueBuscan surgió de la agencia de publicidad DDB que, como parte de su programa de responsabilidad corporativa, gestiona la cuenta de Missing Children Argentina. La dupla compuesta por el redactor creativo Tomás Ricaurte (28) y la directora de arte Florencia Ramírez (24) gestó este proyecto que apela a la naturaleza social del street art, pensando en el espacio público como lugar de difusión pero también en las redes sociales.

“Vas por Palermo el fin de semana y ves a un montón de gente sacando fotos a las pinturas y subiéndolas a las redes”, observa Ricaurte. “Pensamos que los murales podrían ayudar a viralizar la búsqueda y usar las redes como un lugar donde intensificar los esfuerzos”, agrega.

Según el último informe del Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas (RNIPME), hubo 2.571 nuevos casos de niños, niñas y adolescentes extraviados en 2017. El 77% son adolescentes de 13 a 17 años y el 66% son mujeres. El organismo, que depende de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, advierte una "feminización del abandono del hogar" por problemas familiares e indica a Cuyo como la región de más incidencia de extravíos de menores, con 537 casos reportados el año pasado.

“Los conflictos familiares en la adolescencia son el motivo principal de extravío de los menores en los casos que vemos”, dice Grichener, y añade que la segunda causa principal con la que tiene que lidiar Missing Children es la sustracción de hijos entre padres.

“Missing Children actualmente está buscando entre 100 y 110 niños. Todos los días hay nuevas denuncias, pero también por suerte muchos chicos aparecen”, explica la referente. “Somos veinte voluntarios que damos nuestro tiempo y cualquier colaboración nos suma. Estos murales son maravillosos y tienen un impacto eficiente. Son una más de las pequeñas grandes cosas que pueden ser determinantes”, acredita la presidenta.

Hasta ahora se pintaron seis murales y la campaña sigue en adelante.

Fuente| Clarín


Te puede interesar