¿Tiene derecho tu jefe a mandarte un correo fuera del horario laboral?

Sociedad 07 de abril de 2018 Por
La respuesta es no, se llama derecho a la desconexión y en algunos países ya existen leyes para regularlo
Recibir comunicaciones de trabajo fuera de horas hace difícil establecer límites entre la vida personal
Recibir comunicaciones de trabajo fuera de horas hace difícil establecer límites entre la vida personal y la profesional (ViktorCap / Getty Images/iSt

Posdata Digital| Argentina

En la ciudad de Nueva York ya se lo han planteado: el ayuntamiento ha elaborado un proyecto de ley para impedir que los empleados de las empresas privadas se vean obligados a comprobar el correo y otros dispositivos electrónicos fuera de su horario laboral. Las empresas que violaran la ley, se verían impelidas a pagar una multa.

La propuesta no es nueva ni original, toma como modelo la implantada en Francia en 2017 para regular el uso de las tecnologías de la comunicación y garantizar el respeto, por parte de las grandes empresas, al descanso y las vacaciones de sus empleados. Y si una regulación así se hace necesaria, es porque se traspasan los límites con frecuencia: los estudios muestran que, debido a los teléfonos inteligentes, las jornadas laborales se ven incrementadas, pudiendo llegar hasta las 13 horas diarias, que harían un total de 72 semanales.

Las consecuencias son lógicas: cansancio, irritabilidad, sensación perpetua de trabajo inacabado y difuminación de las fronteras entre la vida personal y la profesional. Para que estos efectos se manifiesten ni siquiera es necesario que la jornada se alargue mucho; según un estudio de 2014 que analizó el efecto de las horas extra en los trabajadores de la Unión Europea, con una pequeña cantidad basta para aumentar el riesgo de problemas de salud relacionados con el trabajo.

img_econcejo_20180406-135728_imagenes_lv_terceros_istock-624214122-k8PE--656x438@LaVanguardia-Web

Quienes realizaron esta investigación concluyeron que se hacía necesario tomar medidas para minimizar los efectos negativos sobre la salud de los trabajadores y propusieron algunas, como minimizar los requisitos de disponibilidad para los empleados fuera de sus horas normales de trabajo, abordar la cultura de la empresa o usar incentivos y políticas. Es precisamente lo que se buscó en Francia y ahora en Nueva York mediante la creación tanto de un derecho para los asalariados, como de una obligación para las grandes corporaciones.

Algunas empresas ya lo habían hecho de forma voluntaria, como Volkswagen, que bloqueó los correos electrónicos entre las 6 de la tarde y las siete de la mañana en 2011; Daimler, donde se eliminan automáticamente los correos electrónicos enviados a trabajadores que se encuentran de vacaciones; o Kedge Business School, que envía una respuesta automática a cualquiera que mande un correo después de las 7 de la tarde para recordarle que se encuentra “fuera de horario”.

Sin embargo, algunos piensan que esperar a que las empresas creen estas políticas por su propia voluntad es demasiado optimista e ineficaz, por lo que es necesaria una intervención desde el gobierno mediante la creación de una ley. Además, a veces el culpable no es solo la empresa, a menudo son los propios empleados quienes, por miedo a las repercusiones o debido al alto nivel de competitividad, se ofrecen voluntariamente a alargar sus jornadas de trabajo extra, siendo incapaces de imponerse sus propios límites.

Es por ello que una medida legal ayudaría a que ambas partes reconocieran las líneas rojas más fácil y claramente. Los trabajadores de Nueva York, famosos por su adicción al trabajo, han reaccionado positivamente a esta propuesta de ley, según el concejal Rafael Espinal. La jornada promedio de un neoyorquino es de 49 horas semanales, superior al del resto de los ciudadanos el país.

Queda por ver si otras ciudades o países se interesarán en copiar esta medida, pues los estudios al respecto son unánimes y el problema es real: las nuevas tecnologías han añadido horas y estrés a nuestras vidas que deberán ser atajados si se quieren evitar problemas de salud mayores.

Fuente|La Vanguardia

Te puede interesar