Los ocho rodajes más desastrosos de la historia del cine

CINE 01 de marzo de 2018 Por
Rodajes afectados por la muerte de un actor, problemas de financiación, huracanes, guerras, odios entre el equipo o escándalos sexuales

Posdata Digital | Argentina

La producción de una película es un proceso verdaderamente complejo, una gran maquinaria en el que intervienen decenas o incluso cientos de personas, pero que, por diversos motivos (a veces internos o muchas otras externos), puede convertirse en un auténtico fiasco. Así, un filme que estaba abocado a ser un éxito, o incluso a cambiar la historia del cine, puede acabar en el mejor de los casos, convirtiéndose en una película de culto simplemente gracias a las múltiples desgracias que sus creadores sufrieron.

Hay dramáticos casos, como sucedió con el actor Brandon Lee, hijo de Bruce Lee, quien por culpa de una bala que debía ser fogueo, murió mientras rodaba una escena de acción en El cuervo (1994). O accidentados rodajes, como el de Cleopatra, dirigida por Robert Mamoulian y luego finalizada por Joseph Mankiewicz. Una película cuyo presupuesto se disparó por servirse de miles de extras, y con una actriz, Elizabeth Taylor, que a punto estuvo de fallecer por culpa de una infección pulmonar que le hizo entrar en coma.

‘El cosmonauta’

El cine español también tiene sus propios y catastróficos relatos. Así sucedió con El cosmonauta. Todos sus avatares se narran en Hard as indie, de Arturo M. Antolín. Financiada gracias al micromecenazgo con 331.000 euros, primero vio cómo su productor ruso desaparecía con el dinero que iba a invertir. Luego, el rodaje en Lituania fue terrible por culpa de los mosquitos. Y lo más grave fueron las desavenencias surgidas entre sus creadores ( Nicolás Alcalá, Bruno Teixidor y Carola Rodríguez), sobre todo tras el rodaje.

img_aduran_20180206-111829_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_cosmonauta-kljG--656x375@LaVangu

‘Waterworld’

La que fue hasta la fecha la película más cara de la historia del cine pronto se vio asolada por todo tipo de males durante el rodaje. De 65 pasó a 235 millones de dólares de presupuesto (un gasto que curiosamente sí recuperó, con ganancias incluidas). ¿Causas? Aparte del huracán que destrozó los decorados, Costner decidió vivir en una villa que costaba 4.500 dólares la noche; los actores estuvieron a punto de morir ahogados; fueron necesarios 36 guionistas para escribir el libreto; el rodaje pasó de 96 días a 157, etc., etc

img_aduran_20180206-111841_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_waterworld-2_1280x720-kljG--656x

‘Fitzcarraldo’

Sin duda otra obra de culto, no sólo gracias a su resultado creativo, sino gracias a las proezas –o más bien locuras– realizadas por su director durante el rodaje. Una de las más celebradas fue hacer subir a una colina situada en medio de la selva un barco de vapor de 320 toneladas, únicamente utilizando medios mecánicos. Además, el actor protagonista, Jason Robards, debió abandonar el rodaje por culpa de una disentería cuando ya se había filmado un 40% de la obra y lo sustituyó un enloquecido Klaus Kinski.

img_aduran_20180206-113443_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_fitzcarraldo_film-image3-2000-20

Apocalypse now’

La famosa película de Coppola es un gran ejemplo de esos filmes plagados de obstáculos que obliga a crecer creativamente a sus autores. Estos son algunos de ellos: los talleres de pintura y maquillaje fueron bombardeados durante el rodaje. Coppola se quedó sin los 35 helicópteros que Ferdinard Marcos le había prestado, un huracán destruyó la región, el presupuesto se multiplicó por cuatro... Y como resultado, Coppola perdió cuarenta kilos y el actor Martin Sheen sufrió un ataque al corazón que casi lo mata.

LAVANGUARDIAG_3720268-kljG--656x432@LaVanguardia-Web

‘Vidas rebeldes’

Lo que pareció ser una combinación mítica de actores, Marilyn Monroe, Clark Gable y Montgomery Clift, se convertiría en un rodaje de pesadilla. Arthur Miller, autor del guión, no llevó bien el proceso de divorcio con Marilyn Monroe, y aprovechó el rodaje para retocar el guión con detalles no muy favorables para el personaje que interpretaba su esposa. A esto había que añadir que Huston, que se puso a fumar y a beber de forma exagerada, se dedicó a perder cada noche cerca de 20.000 dólares en un casino.

img_aduran_20180206-111840_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_vidas_rebeldes3-kljG--656x520@La

Plan 9 del espacio exterior

Sin duda, el rodaje más desastroso, no sólo por su mala fortuna sino por la impericia de su director, fue la legendaria Plan 9, dirigida por Ed Wood. El filme, financiado por la Iglesia Baptista de Beverly Hills, sufrió un terrible contratiempo cuando el protagonista, un decadente Bela Lugosi, falleció al poco de empezar el rodaje. Para remediarlo, Wood decidió que en cada ocasión en que debiera aparecer su personaje lo haría otro actor tapándose la cara con una capa... Dejando de lado los inenarrables efectos especiales.

img_aduran_20180206-111830_imagenes_lv_otras_fuentes_no_archivables_plan_9-kljG--656x408@LaVanguardi

‘Todo el dinero del mundo’

La última película de Ridley Scott debería haber supuesto el brillante regreso del director de Alien al terreno del thriller tras haber realizado varias películas de ciencia ficción, sin embargo, su trabajo pronto se vio envuelto en una desagradable polémica que nada tenía que ver con la trama del filme en sí: el secuestro en Italia de John Paul Getty III en 1973, y los esfuerzos de su madre por conseguir que el abuelo del joven, multimillonario, le ayudase con el pago del rescate.

A poco más de un mes del estreno oficial de la película, el actor Anthony Rapp puso una denuncia por abuso sexual contra el protagonista del filme: Kevin Spacey, quien supuestamente había abusado de él treinta y un años antes, cuando Rapp tenía apenas catorce años. Por este motivo, y con una opinión pública especialmente sensibilizada tras las denuncias sexuales relacionadas con el productor Harvey Weinstein, el director de Blade Runner decidió hacer algo insólito: sustituir al actor protagonista una vez la película ya estaba rodada. De este modo, el ­actor de House of cards fue reemplazado, escena por escena, por el ve­terano actor Christopher Plummer, provocando con ello que el pre­supuesto total, de unos cuarenta millones de dólares, aumentara con diez más.

Vía | La Vanguardia

Te puede interesar