Descubrieron restos de una casa de Rosas destruida por una constructora

ARQUEOLOGÍA 08 de febrero de 2018 Por
La obra de Moreno 550 fue clausurada dos veces. ¿El motivo? La constructora destruyó restos arqueológicos hallados en el predio, pertenecientes a una antigua residencia que Rosas usó como sede de Gobierno.
Ver galería restos de una casa de Rosas
1 / 9 - Los escombros que quedaron cerca de donde estaba la cisterna. Foto /diariocultura

Posdata Digital | Argentina

A principios del siglo XIX, en Moreno 550 estaba la residencia de los Ezcurra, padres de Encarnación y suegros de Juan Manuel de Rosas. Según narra el historiador Alfredo Taullard en “Nuestro antiguo Buenos Aires”, el propio Rosas vivió en esa casa durante más de 15 años. “Era, por así decirlo, la verdadera residencia gubernativa”, cuenta. Después de la batalla de Caseros, en 1852 la casona fue confiscada y “continuó sirviendo de residencia al gobernador de Buenos Aires hasta su traslado a La Plata, ocupándola después el Correo hasta 1901”.

A fines del año pasado, el estudio Kohon comenzó a construir en el lugar un edificio de 14 pisos con dos subsuelos. “Tardamos dos años para que nos aprueben los planos, porque el terreno está en un Área de Protección Histórica. En el predio había un estacionamiento y el único antecedente que teníamos era un plano de Aysa que mostraba una construcción de 1960 de 10 metros de altura. Pero no decía nada sobre la historia del lugar ni nadie nos informó que ahí había estado la Gobernación bonaerense”, cuenta el ingeniero José Kohon, a cargo de la constructora.

Este miércoles el arqueólogo Daniel Schávelzon, de la Dirección General de Patrimonio, Museos y Casco Histórico de la Ciudad, declaró en la Fiscalía porteña que el 5 de diciembre los inspectores de su área le habían advertido a los responsables de la obra que en el predio había restos amparados por la Ley Nacional 25.743 de Protección del Patrimonio Arqueológico.

Efectivamente, había cimientos y muros de antiguas edificaciones. Y, por sobre todo, restos de una cisterna de aljibe de siete metros de diámetro por siete metros de profundidad, hecha de ladrillo y revocada con cal. En el área también se hallaron trozos de botellas, vajilla y azulejos españoles.

Según la declaración de Schávelzon, el 7 de diciembre los arqueólogos de su Dirección ingresaron a la obra y vieron la cisterna. La ley 25.723 ordena que, en esos casos, hay que cesar la actividad en el área arqueológica para que los expertos clasifiquen y preserven las piezas. Pero el 15 de diciembre, varios vecinos denunciaron que la constructora seguía la obra sobre la cisterna. Por eso, explicó Schávelzon, el 19 de diciembre los arqueólogos delimitaron la zona arqueológica para resguardarla. Desde ese día y hasta el 26 de diciembre estudiaron los restos. Pero cuando volvieron el 27, descubrieron que la constructora había tirado abajo el vallado y roto la cisterna resguardada.

“Los arqueólogos mienten con las fechas y jamás nos notificaron de nada -se defiende Kohon-. Nosotros fuimos los que informamos sobre la aparición de la cisterna y sólo me dijeron que querían recolectar restos, pero que me quedara tranquilo porque después la obra iba a poder continuar. Recién pusieron un vallado el 29 de diciembre”.

Además, el ingeniero de la constructora relató cómo fue que dieron con el hallazgo: “Usamos una máquina para hacer agujeros en el piso de hormigón. Y ni bien lo tocó, se vino abajo la bóveda de la cisterna. Fue un incidente involuntario y después de ese día no volvimos a tocarla”.

El 28 de diciembre la Dirección General de Fiscalización y Control de Obras de la Ciudad clausuró la obra. La constructora la ignoró y el 10 de enero, la Fiscalía de la Ciudad sumó una clausura judicial preventiva. Y se inició una causa por infracción a la Ley 25.743 y por daño calificado, que cuando afecta a bienes patrimoniales se castiga con penas de tres meses a cuatro años de prisión.

“Ayer envié a la Policía de la Ciudad, que constató que seguían trabajando a pesar de que hay una clausura total desde el 28 de diciembre -explica el fiscal Federico Villalba Díaz, a cargo interinamente de la UFEMA-. Por eso ordené el secuestro de la maquinaria, que queda en el lugar porque no hay forma de trasladarla, y el vallado de la obra. Además, le abrí una nueva causa a la constructora por violación de clausura. Este miércoles van a instalar el cerramiento, para que no puedan seguir trabajando”.

“Seguí la obra porque estaba instalando dos filas de columnas para apuntalar las medianeras de 10 metros de alto de los edificios linderos, que ya tienen fisuras -sostiene Kohon-. Si no continuamos, hay riesgo de derrumbe. Hago responsables a los que ordenaron la clausura por cualquier cosa que puede pasar”.

Fuentes de la Fiscalía informaron que los arquitectos de Patrimonio en diciembre vieron que la parte subterránea de la cisterna estaba intacta. Y que ahora la encontraron demolida y cubierta con tierra. Por otra parte, descubrieron que había varias piezas arqueológicas.

“Verificamos que la constructora destruyó toda la cisterna -afirma el fiscal Villalba Díaz-. No salgo de mi asombro. Era la más antigua y mejor conservada de Buenos Aires. Hicieron un daño irreparable”.

Vía | diariocultura