Nos Joden

Columna de opinión 02 de diciembre Por
Creí que sería diferente. Confié en un camino que invitaba a transitar con transparencia, dignidad, honestidad, justicia, libertad.
mafa2
Creí que sería diferente. Confié en un camino que invitaba a transitar con transparencia, dignidad, honestidad, justicia, libertad. - Foto: liberacittadinanza

Posdata Digital | Argentina

Por Sonia Iris Menéndez |Consultora psicológica y en comunicación| Posgrado en desarrollo y despliegue personal/grupal | Terapeuta transpersonal | Terapeuta transpersonal

Creí, se los juro.

Creí que sería diferente. Confié en un camino que invitaba a transitar con transparencia, dignidad, honestidad, justicia, libertad.

¿Cómo podría mirando a los ojos a cualquiera de mis dos hijos decirle que están equivocados cuando expresan la incertidumbre tremenda que perciben? ¿Qué excusa les invento para que sigan creyendo, confiando que "este avión" no se estrellará? ¿Con qué autoridad podría argumentar ante ellos que las cosas se están haciendo bien cuando entre sus 24 y 28 años ya ven con claridad que la oscuridad está cerca?

Duele.

Duele muchísimo.

El mayor trabaja en el campo donde antes la soja era un yuyo y ahora los impuestos abonan el desgaste, destrucción y desvalorización. Sus manos se desgastan laburando como las de todos esos camperos que sienten pasión por lo que hacen.

¡¿¡¿Cultura del trabajo?!?! ¿De qué hablan cuando tienen la osadía de relatarnos discursos con sus manos de estatales?

El menor, terminando su carrera de Comercio Exterior en un sistema gradualista y empecinado en seguir con puertas cerradas.

¡Vamos! ¡No jodamos más!

Cada vez que alguien dice o escribe que este es un país inviable, siento que ya no puedo negarlo; ya no puedo defender lo indefendible; ya no debo mentirme sobre la realidad.

Si por los años anteriores estábamos a punto de ser Venezuela: ahora vamos directo al punto de no retorno, perdidos entre ajustes injustos y desajustes corruptos.

Así no, señores.

Así no, políticos.

Así no, argentinos.

Así, este país, tiene fecha de vencimiento aunque algunos crean sea un sachet de larga vida.

No hay tiempo.

Nosotros no tenemos más tiempo para ver a la cara a nuestros hijos y escucharlos indignarse entre el vídeo de prueba de lechugas de la huerta de casa rosada y los productores de lechuga regalando lechuga en la plaza.

Esto es una bomba de tiempo sin reloj, sin TIC TAC, sin control...

180 grados es el giro.

Lo era antes y lo saben.

Lo es ahora.

 - Tengo diarrea

Toma agarol

 (Si, nos están jodiendo)