La celeste y blanca

Sociedad 18 de mayo Por
La Columna de Mónica Crámer Ayos recorre en -El Día de la escarapela- el pasado, presente y futuro de su niñez. Es inevitable no reconocerse en su descripción. La nostalgia envuelve cada párrafo, la emoción implosiona y la reflexión es impecable.

MONICA

Posdata Digital/Argentina

Por Mónica Crámer Ayos

Todavía siento la emoción de los actos escolares, era un amanecer diferente, con delantal impecable y olor a almidón, peinada con trenzas o “colitas” y moños blancos, los zapatos lustrados y las medias obviamente blancas. También llevábamos guantes blancos, que eran la esencia de “pertenecer al homenaje a la Patria”….

Claro eran los tiempos de cantar “Aurora” para izar la bandera cada mañana (todas las mañanas) y arriarla a la tarde (yo siempre fui de mañana). Eran los tiempos de comenzar el acto diciendo: “Todos de pie para recibir al Pabellón Nacional” y la Marcha de San Lorenzo retumbando en nuestras voces infantiles cantada a todo pulmón y con todo el amor que nos habían enseñado a sentir por nuestros símbolos patrios. Cuantas veces se me llenaban los ojos de lágrimas de emoción, por lo general, era una de las preferidas para recitar un poema alusivo de algún grande de nuestra literatura épica. Con ensayos previos, con “ademanes” y con esa voz profunda y clara, llena de emoción por el contenido y por haber sido “la elegida”. Amé y amo esos años escolares, seguí siendo la misma emotiva, creadora, incentivadora y cooperadora de todos los actos patrios en los años del primario de mi hija (tuve suerte, mi marido me apoyaba y pensaba igual que yo) Así bailaron, tango, folklore, y recitaron los niños de la Hipólito Vieytes de San Telmo en los ’80.

Y le llegó el turno a nuestro nieto, también él se sintió imbuido en esta Argentinidad extrema y amada. Bailamos, enseñamos, actuamos y montamos espectáculos para ellos los menores de 25 de hoy que estudiaron en el Colegio Esteban Echeverría entre 1995 y 2005. Pasaron muchos años, hoy es el día de la Escarapela Argentina, se supone que French y Berutti repartieron las insignias para distinguir a los patriotas de los que apoyaban al rey de España. Un poco es verdad y otro poco lo que cuentan los historiadores. En la historia de todos los tiempos existió "el relato". "Pero al final siempre se cerró la grieta" y TODOS terminamos usando la camiseta que nos corresponde: LA CELESTE Y BLANCA. ¡¡¡Viva nuestra Argentina!!!, Hoy comienza la Semana de Mayo, si les queda algo de amor, de esencia, de sabor argento, usen la Escarapela. Es un orgullo ser Argentinos, un honor haber nacido en esta tierra bendita, aunque la manejemos tan mal económicamente. Siempre pero siempre saldremos adelante, tenemos todo para ganar: Geográficamente, en riquezas del suelo, en cultivos, en minería, ganadería, y por sobre todo tenemos cerebros inteligentes que ganan premios Nobel, siendo tan pocos millones de habitantes, comparados con otros países, tenemos una capacidad de inteligencia maravillosa. no perdamos jamás la ilusión de estar ubicados entre los mejores. SOMOS, PODEMOS Y ES UNA ASIGNATURA PENDIENTE QUE LE DEBEMOS A NUESTROS DESCENDIENTES.

Fotos: Escaparapela- Jujuy al momento

Te puede interesar