Egipto: descubren una cavidad del "tamaño de una avión" en la pirámide de Keops

ARQUEOLOGÍA 02 de noviembre de 2017 Por
Un equipo de investigadores egipcios, franceses, canadienses y japoneses anunció la existencia de una enorme cavidad en la pirámide de Keops, una de las siete maravillas del mundo antiguo.
Z
Infografía gentileza BBC Mundo

Posdata Digital | Argentina

La pirámide de Keops, en Egipto, una de las siete maravillas del mundo antiguo, escondía desde hace 4.500 años una sorpresa. Los investigadores anunciaron este jueves el hallazgo de una enorme cavidad en su interior.
La cavidad es "tan grande" como "un avión de 200 plazas en el corazón de la pirámide", declaró a la AFP Mehdi Tayubi, codirector del proyecto ScanPyramids que hizo el hallazgo.
Un equipo de investigadores egipcios, franceses, canadienses y japoneses escruta desde finales de 2015 el interior de la pirámide utilizando tecnología puntera no invasiva, que permite ver a través de ella para descubrir posibles huecos o estructuras internas desconocidas.
El objetivo es aprender un poco más sobre la construcción de las pirámides, que siempre ha estado rodeada de misterio.
El monumento, de 139 metros de alto y 230 de ancho, se sitúa en la meseta de Guiza, en las afueras de El Cairo, junto a la Gran Esfinge y las pirámides de Kefrén y Micerino.
"Hay numerosas teorías sobre la existencia de posibles cámaras secretas en la pirámide. Si las juntáramos todas, ¡obtendríamos un queso gruyere!", bromeó Mehdi Tayubi. "Pero ninguna de ellas predecía la existencia de algo tan grande", añadió.
Según el estudio publicado en Nature, el "big void" (el gran vacío), como los científicos denominan al hallazgo, mide al menos 30 metros de largo y tiene características similares a las de la gran galería, la mayor sala conocida de la pirámide.
La cavidad se encuentra a unos 40 o 50 metros de la cámara de la reina, en el mismo centro del monumento.
"El gran vacío está totalmente cerrado, no se ha tocado nada desde la construcción de la pirámide. Es un descubrimiento muy emocionante", dijo Kunihiro Morishima, de la universidad de Nagoya en Japón, socio de la misión ScanPyramids.

La Gran Pirámide (o pirámide de Keops) fue construida durante el reinado del faraón Keops, entre 2509 y 2483 a.C. Con una altura de 140, es la más grande de las pirámides de Guiza, en las afueras de El Cairo.

Una cavidad inesperada

La pirámide de Keops contiene tres cámaras interiores grandes y una serie de pasajes. La más impresionante es la Gran Galería que tiene 47 metros de largo por 8 metros de ancho.

La cavidad recién identificada está directamente por encima de la galería y tiene dimensiones similares

Una verdadera sorpresa
Para encontrar este "bonito regalo", escondido desde el reinado del faraón Keops, los científicos recurrieron a unas partículas cósmicas, los llamados muones.
Cuando estas partículas elementales, creadas en la alta atmósfera por rayos cósmicos, entran en contacto con la materia, frenan hasta detenerse.
Los investigadores miden por tanto la cantidad de muones que recuperan detrás de un objeto sondado. Si comprueban un excedente en algún lugar, significa que los muones atravesaron menos materia, esto es, un vacío.
"Esta tecnología no es nueva, pero los instrumentos son hoy más precisos y más resistentes. Pueden sobrevivir a las condiciones del desierto egipcio", explica Sébastien Procureur, un científico francés que se unió al proyecto en 2016.
Para evitar las polémicas, la existencia de la cavidad fue confirmada por tres técnicas diferentes de detección con muones, realizadas por la universidad de Nagoya, el laboratorio de investigación japonés Kek y el francés CEA.
El secreto revelado este jueves plantea nuevas preguntas sobre la pirámide: ¿Por qué existe esa cavidad? ¿Hay algo dentro?.
"No podemos saber si el vacío contiene artefactos porque serían demasiado pequeños para ser detectados por ese tipo de técnica", indicó Kunihiro Morishima, coautor del estudio.
Los investigadores tampoco tiene información sobre el papel de ese vacío. Podría ser "una sucesión de cámaras contiguas, un enorme pasillo horizontal, una segunda gran galería... Hay muchas hipótesis posibles", reconoció Tayubi.
Lo que sí está claro es que será complicado alcanzar el "gran vacío". "Pensamos en modos de investigación bastante ligeros, no destructores", explicó el codirector de la misión.
"El CNRS [Centro Nacional para la Investigación Científica] y el Inria [Instituto Nacional de Investigación en Informática y Automática] se unieron a nosotros el año pasado para estudiar un nuevo tipo de robot que pueda pasar por agujeros muy pequeños", añadió. 

Vía| El Tribuno

Te puede interesar