El gusto es nuestro, 20 años

Grandes de gira 25 de septiembre de 2017 Por
En Argentina los recitales serán cuatro en el estadio Luna Park, de Bujenos Aires, los días 27, 29 y 30 de septiembre y 1 de octubre, para luego hacerse oír en el Orfeo cordobés (el 4) y en el Metropolitano rosarino (el 6).
anabelen-victormanul-rios-koh-620x349@abc-1
Ana Belén, Joan Manuel Serrat, Miguel Ríos y Víctor Manuel comienzan su gira en la Argentina - Foto / diariodecultura

Posdata Digital | Argentina

“Decidimos festejar el aniversario arriba del escenario y cantando porque seguimos siendo amigos”, expresó Aná Belén (66) durante una rueda de prensa que se desarrolló en el Teatro Sony del barrio porteño de Palermo.

El catalán Joan Manuel Serrat (73) aportó que la vuelta del espectáculo donde el cuarteto recrea y comparte hitos de sus respectivas trayectorias, “es posible gracias a la amistad entre nosotros y con la gente”.

La serie de recitales argentinos con la que “El gusto es nuestro” pondrá fin a la salutación por dos décadas de aquella travesura de juntarse que comenzó en España (donde tuvo 14 fechas entre junio y octubre del año pasado) y se replicó en México, Colombia y Chile.

En Argentina los recitales serán cuatro en el estadio Luna Park, de Bujenos Aires, los días 27, 29 y 30 de septiembre y 1 de octubre, para luego hacerse oír en el Orfeo cordobés (el 4) y en el Metropolitano rosarino (el 6).

A lo largo de cada presentación se escuchan versiones de clásicos como “Hoy puede ser un gran día”, “España camisa blanca de mi esperanza”, “Bienvenidos”, “Solo pienso en ti”, “Cantares”, “Mediterráneo”, “La Puerta de Alcalá”, “Año 2000”, “Santa Lucía”, “Asturias”, “El hombre del piano”, “Fiesta”, “Lucía”, “Blues del autobús”, “Luna” y “Contamíname”, entre más.

“Se trata de canciones que siguen teniendo vigencia. Algunas lamentablemente”, comentó Belén, mientras que a su diestra el rockero Miguel Ríos (73) aportó que “algunas han quedado obsoletas por benevolentes porque en estos 20 años se ha profundizado la injusticia: Hay ricos más ricos y pobres más pobres”.

En el otro extremo de la mesa, el compositor Víctor Manuel (70) deslizó que “el público siempre quiere escuchar lo que conoce y nosotros tratamos de complacerlo y también de equilibrar el repertorio”.

Haciéndose eco de la fecunda vinculación que los une con el público local, lo que motivó anécdotas de sus compañeros, Serrat le puso un broche al asunto y sostuvo: “Mi relación con la Argentina está basada en los cinco sentidos. Todos absolutamente y con gran intensidad”.


Aunque la imponente seguidilla de conciertos en el país era el tema convocante, las controversias por la independencia de Cataluña y los cuestionamientos de Serrat al referéndum del domingo próximo que le valieron duras críticas de los sectores separatistas, ocuparon buena parte de la conferencia.

“Estoy viviendo esta situación con gran preocupación y estamos ante un momento complicado para el que no tenemos un manual de instrucciones. No creo que las tensiones aflojen a menos que se imponga algo tan deseable y difícil como es el camino del diálogo”, monologó el autor de “Pueblo blanco” y “Utopía”.

La intérprete madrileña Belén introdujo la figura de la disputa entre “la locura y la obcecación” y su esposo, el asturiano Manuel, reflexionó que “así no vamos a ser un país maravilloso”.

El granadino Ríos, quien confió que gracias a esta convocatoria suspendió su retiro de la música concretado en 2010, defendió a Serrat de los ataques que recibe desde la propia Cataluña porque, dijo, “es el más grande propagandista de la catalanidad”.

Para intentar cerrar el tema, Joan Manuel criticó las políticas desplegadas por el gobernante Partido Popular y sentenció: “El maltrato nunca es agradable, pero en esta situación tensa y propensa a las exageraciones y las barbaridades, mi mayor interés es no ahondar la brecha de la fractura social”.

En esa vertiente y consultados acerca de la situación local atravesada por la desaparición de Santiago Maldonado, Ana tomó la palabra y consignó conmovida: “Es tremendo que haya una desaparición, es desolador. Hay cosas que uno piensa que no se van a repetir en la vida, pero lamentablemente se repiten”.

Vía| diariodecultura