Lo que ocurre a la salud cuando se deja de lado a los amigos

Salud 02 de julio de 2017 Por
Nunca es tarde para ampliar su agenda: los psicólogos advierten que, con los años, estamos más entrenados para crear nuevas relaciones sociales

Reunión de amigos Imagen ilustrativa. Foto: El País


Posdata Digital | Argentina

No cuidar las relaciones sociales puede ser tan nocivo como no hacer deporte, ser alcohólico o fumar 15 cigarrillos al día. Lo aseguraba la psicóloga Julianne Holt-Lunstad, autora del metaestudio sobre amistad y riesgo de mortalidad publicado en PlosMedicine, tras analizar los datos de más de 300.000 personas

Siete años más tarde, el investigador William Chopik matiza que es sobre todo durante la madurez cuando la amistad se convierte en un apoyo fundamental, incluso más importante que la familia. Los resultados de su informe en la revista Personal Relationships —en el que participaron 280.000 personas de cerca de 100 países— relacionan la felicidad y la buena salud de los adultos con la presencia de amistades fructíferas en sus vidas. Así, los que tenían un entorno social más fuerte presentaban menos enfermedades crónicas, como diabetes, alta presión, problemas psiquiátricos o complicaciones coronarias. “Por eso es inteligente invertir en aquellas personas que te hagan sentir bien”, señala el investigador de la Universidad de Michigan (EE UU).

Holt-Lunstad y Chopik no son los únicos. El departamento de Psiquiatría de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) concluyó que el entorno social es importante en todas las etapas de la vida, tras observar que los adolescentes tienen menos riesgo de presentar síntomas depresivos, si años antes se han sentido apoyados por sus amigos. En este sentido, la psicóloga Inés Moreno destaca que “cultivar el área social nos ayuda a estar más relajados, manejar el estrés mejor y ver las cosas desde otra perspectiva”. Por su parte, la también psicóloga Jara Pérez añade que estos estudios demuestran que “contar con una red social que nos haga sentir bien, arropados y apoyados, supone que somos capaces de cubrir nuestras necesidades de una manera eficaz, y eso es un claro predictor de salud. Al tener esas exigencias cubiertas, los niveles de estrés e incertidumbre bajan, por lo que nos sentimos más felices".

¿Con los años es más difícil hacer amigos?

Si siente que ha descuidado a sus amigos, nunca es tarde para retomar los antiguos vínculos o iniciar otros nuevos. Lo dicen los psicólogos. “Cuando somos adultos, estamos mejor entrenados que nunca para abrirnos a las relaciones y mostrar lo que de verdad necesitamos. Con el paso del tiempo, nuestro desarrollo personal y nuestra madurez se palpan a la hora de establecer lazos porque tenemos más capacidad para marcar limites y defender nuestros derechos”, prosigue Moreno.

“El hecho de saber que hay alguien que está ahí para nosotros, nos hace sentir más tranquilos. Y aunque la amistad es importante a lo largo de la vida, cuando pasamos por momentos decisivos como un divorcio o un duelo, contar con este apoyo es fundamental”, concluye Pérez. En esta línea, el científico George MacKerron se alió con la Escuela Londinense de Economía y Ciencias Políticas para poner en marcha la aplicación Mappiness, cuya función no era otra que analizar los estados de ánimo de más de 60.000 personas en diferentes momentos vitales. Los resultados no dejaron lugar a dudas: más de un 8% de los participantes eran más felices que nunca cuando estaban con sus amigos, un 5,9% mientras compartían tiempo con sus parejas, y un escaso 2,9% encontraba placer al rodearse de otros miembros de su familia. ¿Tendría clara su respuesta?

Via | El País

Te puede interesar