Ahora la mejor salida es quedarse en casa

Sociedad 07 de abril de 2017 Por
Con cine y series en alta definición y comida gourmet a domicilio, el ocio se vive cada vez más dentro del hogar.

Quedarse en casa

Posdata Digital| Argentina

De un lado de la puerta, juegos de mesa , comida casera y películas en VHS o DVD para ver en una pantalla estándar (por lo general, 20 pulgadas). Del otro, cine en pantalla gigante y platos gourmet. Esa diferencia abismal entre el entretenimiento hogareño y el que se encontraba al salir a la calle hace veinte años ha desaparecido. Con servicios on demand, tecnología de punta en materia de audio y video y delivery gourmet, lo mejor del afuera también se puede disfrutar puertas adentro.

Claro que no se trata de reemplazar una experiencia por otra, sino de ampliar el abanico de opciones. Leandro Balbuena es director de la revista Cine Fantástico y Bizarro y, como corresponde a su actividad, se declara fan de las películas y las series. Y, aunque no dejó de ir al cine, reconoce que cada vez consume más contenidos audiovisuales en casa.

Lo cierto es que, más allá del tamaño de la pantalla, las imágenes de los televisores son cada vez más similares a las del séptimo arte. “Hoy hay tecnologías como la Quantum dot, que reproducen millones de colores e incrementan los niveles de luminosidad y brillo”, explica Martín Hilgert, Product Marketing Manager de Samsung. “Los televisores buscan la misma calidad de contenido que quiere generar el director cuando realiza una película”, agrega.

También se persigue esa similitud en la calidad del sonido. Los home theaters con sus mega parlantes se reemplazaron por las soundbars, que logran una potencia única y efecto surround tan sólo con una pequeña barra. “Es increíble el sonido que alcanzan, muy similar al que ofrece el cine, por eso las barras también son elegidas por los fanáticos de la música”, señala Ezequiel Tuero, gerente de Marketing de Lifestyle Entertainment de Philips.

Desde el sofá. Andrés Medina (40) pasa muchas horas mirando películas y series en su tele de última generación.

Quedarse en casa Foto: Diario Cultura

Claro que estas mejoras tecnológicas responden a una necesidad por parte de los consumidores, ya que los servicios de streaming redefinieron el entretenimiento hogareño. El caso de Andrés Medina, director de It’s Spoiler Time, un sitio en español dedicado a las series, es un claro ejemplo de alguien que puede pasar horas mirando TV en casa. “Cada vez hay más y mejores producciones, encima tenés la comodidad de verlas en tu casa, cuando quieras y con la opción de hacer maratones. Por eso, hace poco compré una TV de última generación para poder disfrutar aún más de la experiencia”, explica.

Pero el living no fue el único espacio de la casa que se revalorizó, también hubo cambios en el comedor y en la cocina. Antes, en el hogar se comía casero o se recurría al delivery para pedir platos de elaboración rápida, como la pizza o las empanadas, a lo sumo sushi.

Hoy, en cambio, las heladeras lucen imanes de delivery de comida gourmet y hasta hay servicios como Simpleat, que entregan recetas con ingredientes ya porcionados para que los comensales puedan crear platos de chef con sus propias manos.

“Se nota el interés cada vez mayor por la gastronomía, por probar nuevos sabores y texturas, pero vimos que había sólo dos alternativas, ir a un restaurante o preparar recetas complicadas, por eso se nos ocurrió este servicio”, explica Tomás Iakub, uno de los fundadores de Simpleat.

El funcionamiento es simple: los clientes entran a la web de la empresa, eligen el plato que quieren preparar y luego reciben una caja con los ingredientes – verduras lavadas, lilstas, a veces salsas preparadas- y con la receta ilustrada que explica el paso a paso, ¿La promesa? preparar un plato de chef en 20 minutos.

“Amo la comida gourmet, tanto que tengo un Instagram foodie, pero el tema es que no sé cómo hacerla y los fines de semana llego tan cansada que no quiero comer afuera, sólo tengo ganas de quedarme en mi casa y ver una buena película”, explica. La propuesta le cuadró tan bien que asegura que casi “se volvió adictiva”.

Por supuesto, los que ni siquiera quieren ensuciarse las manos, también tienen alternativas a la hora de comer platos sofisticados, ya que hay servicios como Fish At Home o La Pescadorita que ofrecen creaciones con sello de chef.

Y no sólo de comida se trata la cuestión, el auge de la coctelería logró que, de a poco, las barras encuentren su espacio en los hogares.

Diego Castaño, por ejemplo, armó un mini bar hace dos años. “Siempre me gustó preparar y beber cócteles, para mí es una forma de relajarme en casa después de un día complicado”, cuenta. Hoy tiene una barra bien nutrida, con todo tipo de botellas y accesorios de coctelería.

Claro que, en este “hágalo usted mismo”, se requiere de ayuda, por eso los tutoriales no se quedan afuera. El bartender Fede Cuco, jefe de Barra de Suspiria Resplendoris y Verne Club, dos bares muy populares de Buenos Aires, tiene un canal en YouTube, CucoTube, donde enseña a preparar cócteles en base a aperitivos.

“La coctelería es un mundo apasionante del que todos pueden disfrutar. Me gusta enseñar mis recetas y que la gente se anime a preparar sus propios tragos en su casa”, señala el bartender.

Tal como sucede con las películas, el mini bar hogareño no va en detrimento de los bares tradicionales. “Armar mi propia barra me impulsó a conocer más lugares especializados para aprender de los maestros de la coctelería”, explica Castaño.

Las propuestas puertas adentro se enriquecen y logran que, cada vez más, se salga sólo por gusto y no ya por necesidad.

Via: Diario de Cultura