Creen que las empresas contratarán menos mujeres, tras un fallo judicial

Economía 28 de febrero de 2017 Por
La medida obliga a empresarios a tener guarderías en el lugar de trabajo, para los hijos de sus empleadas. Idesa advierte sobre discriminación de género. Hay un 6% de mujeres pobres, con hijos, que no tienen un empleo formal

720166_201702272210450000001   La Justicia determinó claramente que los hijos de empleadas deben estar cerca de sus madres. Foto: La Gaceta- Reuters


Posdata Digital| Argentina

Por: Mariana Gómez

Hace 15 días, la Justicia ordenó a las empresas que instalen jardines maternales y guarderías en el lugar de trabajo, para albergar a los hijos de sus empleadas, como lo establece la Ley de Contrato de Trabajo sancionada en 1974. Esto fue observado por un informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa). Tomando cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), el documento señaló que sólo un 6 % de mujeres pobres con hijos dispone de un empleo formal, por lo que -avizoró- la medida provocará que las compañías, para esquivar costos, contraten más varones que mujeres. Incluso la entidad sostuvo que, en el mejor de los casos, la normativa judicial sólo beneficiará a mujeres con ingresos altos. 


“Se trata de otra disposición cargada de oportunismo e hipocresía que potenciará la discriminación contra las mujeres, especialmente las pobres”, consideró el centro de estudios de políticas públicas. Para sostener esto, el trabajo apeló a datos de la encuesta de hogares del Indec, que engloba a mujeres con hijos menores de 5 años. Estos números, correspondientes al tercer trimestre de 2016, reflejan que: en hogares con ingresos altos, el 61% de las mujeres posee un empleo registrado; en aquellos con ingresos intermedios, un 35% de ellas dispone de un empleo formal, y en los hogares con ingresos más bajos, sólo un 6 % de mujeres trabaja formalmente.

“Esto muestra que a través de la reglamentación de la vieja Ley de Contrato de Trabajo no hay posibilidades de aportar soluciones al cuidado de la infancia. Imponiendo nuevas responsabilidades a las empresas se incentiva la contratación de varones y, en el mejor de los casos, se beneficia sólo a las mujeres de más altos ingresos. El fallo tenderá a ser operativo en los estratos más acomodados donde casi todas las mujeres trabajan y la mayoría lo hace en un empleo formal”, argumentó el informe de Idesa.

Según sostuvo el trabajo, los jueces federales ignoraron que entre las mujeres pobres prevalece la inactividad laboral, el desempleo y el empleo informal, y consideró que los jueces debieron tener en cuenta que “para las empresas más sólidas queda disponible la vía de eludir la norma evitando emplear mujeres en edades reproductivas”.

Por esto, Idesa consideró que responsabilizar a las empresas que contratan mujeres a hacerse cargo del cuidado de la primera infancia no es una buena política pública. Por el contrario, la entidad señaló que es el Estado el que debe conformar servicios de salas maternales y guarderías de calidad, poniendo como prioridad los hogares de menores ingresos.

“Para ello no se necesita un ‘programa nacional’ de transferencia de recursos a las provincias para construir, mejorar o equipar centros de cuidado infantil, sino promover que las provincias y los municipios, que son los responsables por la educación básica, se hagan cargo de gestionar un sistema de cuidado de la primera infancia”, finalizó.

Vía: La Gaceta/ Instituto Nacional de Estadísticas y Censos

Te puede interesar