Los Grammys se rinden al poder de Adele

Arte y Espectáculo 13 de febrero de 2017 Por
La británica arrasa los Grammy con cinco premios, entre ellos todos los importantes, en una ceremonia que fue un homenaje a David Bowie

Adele posa con todos los premios Grammy ganados. MIKE BLAKE (REUTERS) / VÍDEO: REUTERS-QUA Adele posa con todos los premios Grammy ganados. MIKE BLAKE (REUTERS) / VÍDEO: REUTERS-QUA


Posdata Digital|Argentina

La industria de la música está rendida a Adele, una mujer británica de 28 años, con una voz irrepetible que convierte en un éxito mundial todo lo que hace. Cuando Adele debutó, en 2008, los Grammy la premiaron como mejor nueva artista. Tres años después, con su disco 21, se llevó seis premios en una de las victorias más contundentes de estos premios. Este domingo, con el disco 25 y la canción Hello, se llevó los cinco premios a los que estaba nominada  incluidos los tres máximos galardones: canción del año, álbum del año y grabación del año (el premio al producto completo). Es el primer artista en la historia en ganar estos tres galardones dos veces.

Hello es la canción del año y la grabación del año. Poco que discutir en este sentido. La megabalada es un alarde vocal que supera lo que ya había hecho Adele en Rolling in the deep o Someone like you, las canciones que le dieron sus anteriores premios hace cinco años. Adele subió a recoger los galardones con el productor Greg Kurstin, que además de firmar la canción como compositor, recogió el premio a mejor productor del año.


En los últimos dos premios, Adele ya estaba llorando. Muy emocionada recordó que los cinco años de ausencia estuvieron marcados por su embarazo y lo mucho que le ha consumido la maternidad. Desde el escenario, hizo su propio homenaje a Beyoncé, la artista que le disputaba la corona, de los Grammy de este año. “Eres mis ojos. El álbum Lemonade es monumental. Te adoramos, joder”, le dijo a una llorosa Beyoncé, con barriga de gemelos y acompañada de su familia. “Mi sueño, mi ídolo es queen B, te adoro, quiero que seas mi mamá”.

Beyoncé vio una vez más un gran disco suyo premiado en las categorías especializadas pero superado por un artista blanco en las generales. Lemonade, un álbum muy personal aclamado por la crítica, con ocho nominaciones, se llevó el premio al mejor álbum urbano contemporáneo y a un vídeo musical. Beyoncé, con 22 grammys en su carrera, solo ha conseguido una vez triunfar en las categorías generales, con una canción del año. Adele fue la protagonista absoluta de la noche. Ella abrió el show cantando Hello y ella lo cerró.

Vía:El País