Natalia Véliz, una artista argentina con lápiz de grafito

Entrevistas 03 de julio de 2017 Por
Entrevista: Natalia Véliz, reconocida artista tucumana nos transporta a su mundo a la hora de dibujar.
Ver galería dibujo-posdata34
1 / 12 - Retrato a Salvador Dali - Dibujo: Natalia Véliz

Posdata Digital| Argentina

Por Alejandra Ponce de León

Tucumán- Las microexpresiones en cada dibujo  despiertan  un oasis de emociones.  No hace falta ser un experto en arte para sentir la pasión abrumadora del artista que la creó. Cada retrato tiene un porqué, una historia, hay alguien que ríe, sueña, llora, sufre y es feliz como cualquier ser humano,  pero logra desdoblarse  y plasmar sobre una hoja  con lápiz grafito lo mejor de si mismo. Tal es el caso de Natalia Véliz, reconocida artista argentina, quién nos recibió -vía Whatsapp-    y nos permitió  cálidamente bucear en su interior. 

El Nuevo Realismo: el padre del fotorrealismo

A inicios de la década de los 60’s, nace un movimiento artístico que buscaba crear un mundo “tal cual” para el artista. Algo totalmente diferente a lo que se había hecho antes. A este movimiento se le llamó:  “Nuevo realismo”.   En los años 70’s, en Estados Unidos, se crea propiamente lo que considera como fotorealismo en la actualidad. Según explican diversas fuentes, el fotorrealismo nace como una vertiente del Arte Pop en Nueva York que buscaba imitar una fotografía. Es decir, iba más por un fin abstracto que uno figurativo (una propiedad del Arte Pop).  Aunque son dos movimientos distintos, a veces puede que generen confusión. Lo correcto es decir que el hiperrealismo es una “evolución del fotorrealismo”  que se dio a finales de la década de 1990 en Estados Unidos y Europa.

¿Cuándo comienza tu pasión por el arte ?

La pasión por el arte me parece que en general la tuve siempre.  Por sobre todo gracias a mi papá, porque desde muy pequeña con mis hermanos, nos crío en una cultura distinta. Yo, a los 10 o 12 años, escuchaba otro tipo de música diferente a lo que preferían los adolescentes.  Me gustaban  bandas como Phil Collins, Queen. Por ejemplo, de pequeña para mí dibujar era algo muy natural, incluso, hace poco, mi papá me comentaba que desde pequeña dibujaba las paredes de la casa de mi abuelo y que él esperó un tiempo prudente hasta que yo creciera para volver a pintarlas. Para mí  dibujar es muy natural, es algo como que alguien nazca con el don de cocinar rico, que tiene buena mano, para mí dibujar, era eso. Y nunca  lo he pensado como una forma  de vida o quizás de dedicarme profesionalmente,

¿En qué etapa de tu vida  surge esa necesidad de expresarte a través del dibujo? 

 En la secundaria  ya estaba por egresar, dibujaba y personalizaba los bancos de mis compañeros, quizás no tanto a los varones, pero sí las mujeres. Como que ya empezaba con las frases y en letra cursiva y con corazones. Dibujaba parejas tomadas de la mano, o las manos formando un corazón. Entonces dibujaba así, porque justamente me salía muy natural. Tuve que  pasar por muchas carreras  para llegar a esto. Yo salí de la secundaria de la modalidad Turismo y Marketing y  como amaba la música empecé a estudiar técnico en sonido, hice 1 año y dejé. Hice un año de Diseño Gráfico, y dejé. Pero fue en en esa carrera dónde tuve un profesor que era arquitecto, enseñaba dibujo con tanta pasión que me cautivó.  No era posible que me fuera mejor en dibujo y -no en otras materias- como computación, diseño gráfico y eso. La verdad que me cuesta muchísimo el tema de computación, entonces hice ese año y  me dije: - ¡Ya está! mi camino es por acá-. Y bueno trataba de buscar una carrera que tenga que ver más con el dibujo y  la Facultad de Arte,   aquí  es buena - pero al ser pública - tiene muchos temas políticos y había demasiados días de paro, entonces para mí no era una opción. Así que empecé a tatuar en el 2013, tatué todo un año, y te puedo decir que desde el 2014 me dije:– ok, ¡Ya está!, dejo de huirle-. Trabajaba paralelamente y dibujaba  de noche o en los momentos que podía. Leía pdf, miraba vídeos tutoriales, practicaba,  me quedaba de noche aprendiendo todas las técnicas posibles, tanto con lápiz como con lapicera y practicaba.  Profesionalmente creo que estoy dibujando hace 3 o 4 años.

¿Cuál es tu fuente de inspiración? 

Cuando dibujo me pasan muchas cosas porque trato de sentarme a dibujar tranquila, lo uso básicamente -no como catarsis- pero sí para relajarme. Necesito un clima especial  para dibujar, entonces cuando me comienzo, siento que se me arma una burbuja automática donde puedo ser yo misma y doy lo mejor de mí. Cuando dibujo trato de dibujar retratos que me muevan, así sea una pareja -los niños no me salen muy bien- pero siempre la foto debe tener algo que  me inspire, que me llegue, que haya una magia detrás de eso para poder hacerla. Por eso he dibujado muchos músicos o referentes culturales que a mí me han movilizado de cierta forma y necesité plasmarlos. Por ese motivo me  dedico a los dibujos de gente anciana. Tengo una afinidad muy fuerte con mis abuelos, entonces dibujar ancianos a mí me representa eso: volver siempre al lugar donde me gusta estar. Que son los domingos, con mi familia y mis abuelos. Pero para lograr ese nivel también lucho mucho con mi cabeza, porque soy una persona muy perfeccionista, soy obsesiva con cada detalle. En la gente anciana tienen muchos detalles, en las arrugas, en otras texturas. En todo lo que se ve -hay una obsesión detrás-  de tal forma, que me lleve a  lograr el realismo.

A partir del momento que decidís  plasmar lo que sentís, ¿Cuánto tiempo le dedicas a tu futura obra de arte?

A todos les dedico la misma responsabilidad, no importa así sea una pareja, unos abuelos o sea la figura que me represente. A todo le dedico el mismo esfuerzo y amor, por sobre todo. Depende el tamaño, el tiempo que me lleva cada uno. La hoja A4 que es la más pequeña, la tradicional, que usamos en la impresora, me puede llevar... (piensa) - es que yo dibujo en los momentos que tengo libre- yo trabajo horario comercial y puedo dibujar 3 horas después después del mediodía, ocuparme de noche  o me puedo quedar  hasta el  día siguiente,  depende mucho del tamaño.  Una hoja A4 puedo hacerlo en una tarde  y dedicarle 6 o 7 horas. Pero  si tengo  que elegir un tamaño más grande, por ejemplo una hoja A2  me lleva un par de días.  Sino trabajara afuera dibujaría  10 o 15 horas. Le dedico la misma pasión a todas, no importa si es un retrato para mí o para alguien, siempre es con la misma dedicación a todos.

Mencionaste anteriormente la necesidad de trabajar en  un clima especial a la hora de dibujar,..

¿ Cómo se logra ese clima ?

 Trato de dibujar en momentos que hay mas calma, en  mi hora de  siesta quizás hay mucho circuito de gente y es complicado. Pero prefiero dibujar siempre de noche, que siento que puedo extenderme  hasta el horario que no estoy tan cansada o que me empieza a doler la espalda y siempre tiene que ser un clima calmo, donde me acompaño con  todas hojas  distribuidas, lápices sobre la mesa, música -no importa cual- o algún recital que pueda encontrar por Youtube. Llega un momento que la música me empieza a aturdir y me busco alguna serie que me acompañe de fondo,  para no sentir ese silencio. Pero siempre trato de dibujar en un ambiente calmo,  o en el lugar dónde me encuentre  más cómoda,  así sea en  otro lugar  no sea en mi casa.

¿Cómo es tu Atelier ?

No tengo un taller, y ahora últimamente trabajo  en mi habitación que preparé un escritorio grande ahí, pero por lo general dibujo en el living de mi casa, en el comedor que es un lugar común.

¿Qué técnicas aplicas y cómo definís tu estilo?

No sé mucho de técnica, dibujo mucho por intuición. Si  me pedís que lo explique te diría... yo aprendí a correr antes de caminar. Si tengo que armar un retrato por ejemplo desde cero partiendo desde un círculo, haciendo las divisiones, esa técnica no me sale. Entonces dibujo más por práctica que por técnica.  Dibujo por capas de grises, primero hago las capas mas suaves y voy aumentando la tonalidad y la textura en medida que voy avanzando y mi estilo definitivamente es lo complejo, como es el realismo.  Es lo que me parece más desafiante y me genera curiosidad, porque en cada dibujo encuentro  siempre un reto nuevo y con esto me refiero en que hay una textura, una arruga que no me está saliendo, o el cabello por ejemplo me cuesta mucho, entonces siempre voy encontrando en cada retrato cosas que me llevan a otros desafíos -a probarme- a mí misma siempre.

¿ Es necesario utilizar elementos especiales ?

 Si bien son lápices  de mina blanda, de una dureza especial y tienen una numeración y graduación determinada, se usan las hojas comunes que uno tiene para una impresora - lápices y goma - uso los  habituales, no de marcas determinadas ni importadas, sino lápices que se venden en cualquier librería, difuminadores que son particulares pero son muy baratos. Utilizo algodón, papel  higiénico, servilletas, cosas que a mí me ayudan a lograr diferentes texturas.  Si un niño quisiera dedicarse a esto es cuestión de sentarse con  lápiz, papel, goma y a practicar.

¿Cuál es tu obra preferida?

Mi obra más querida hasta ahora, es la de Phil Collins, que la hice en un comienzo en un parche de redoblante y después la repetí a fines del año pasado pero en versión gigante.  La verdad me trajo muchísimos amigos  y momentos súper lindos con la gente. Entonces,  ese es el favorito. Las dos obras de Phil Collins que tengo.

Sobre un papel en blanco y  con un lápiz en la mano,.. ¿Cuál es el  dibujo que  te define?

Definitivamente  me encuentro -me veo a mí misma-  en los retratos de la gente anciana. En los ojos de ellos está todo lo que quiero hacer, me veo a mí. Me veo en el reflejo de los ojos de mis abuelos que son todo para mí, entonces siempre me encuentro ahí, en los dibujos de gente anciana. Por eso siempre hago tanto hincapié de tomar  trabajos de ese estilo, igual hago otros, pero donde me encuentro a mí misma es ahí.

Vía: CVA Producciones Integrales